Conciencia

lunes, 6 de agosto de 2007

Martes 7/ago/07:

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

I: Buenos días
No tenían razón para preocuparse los que la semana pasada andaban desesperados reuniendo dinero, pensando en la posible expulsión de Carla Verónica del reality Buscando a Timbiriche. Era obvio que la colimense no iba a salir del programa, no en esta emisión, y que su “reporte” era nada más una movida de tapete para ver cómo reaccionaba ante la cuerda floja. ¿Por qué era obvio? Sin ánimo de ofender, porque primero iba a salir la gordita, ya le tocaba; y que se cuiden los feos, porque siguen ellos. Preocúpense el día que la pongan nominada junto a una de las dos niñas rubias. Ahí sí, ni para qué junten dinero. Las palabras misteriosas de hoy son: negocio, reality show, sensacionalismo.

II: Vamos poniéndonos frívolos hoy
El 25 de junio de 1906, el arquitecto Stanford White fue asesinado en Nueva York por el millonario Harry K. Thaw, durante la representación de un musical en Madion Square Garden. El magnate llegó hasta el asiento del arquitecto y le disparó tres balas en la cara mientras gritaba “¡Nunca volverás a ver a esa mujer!”. Resulta que la corista Evelyn Nesbit, esposa del asesino, había sido amante del asesinado cuando ella era adolescente. Eso, más un marido celoso y empistolado, igual a gran escándalo. El crimen sacudió la alta (y baja) sociedad newyorkina, y fue acogido con gran alborozo por los periódicos de William Randolph Hearst (ése en el que se inspiraron para El Ciudadano Kane), que exprimieron la noticia y que bautizaron el consecuente juicio como “El juicio del siglo”.

En realidad hubo dos juicios. El primero no definió nada, porque el jurado no pudo llegar a un veredicto. Para el segundo, la madre de Thaw ofreció a Evelyn Nesbit un divorcio discreto y un millón de dólares si testificaba contra el finado, para salvar a su todavía esposo. Aunque desde 1880 se había inventado la técnica para imprimir fotos en los periódicos, en ese tiempo la práctica común era que un grabador reprodujera las fotografías para incluir imágenes en los artículos. Fue así como el perfil de Nesbit (que era muy bella, dicho sea de paso) se convirtió en una de las imágenes más conocidas y admiradas en el Nueva York de la época.

El juicio fue escandaloso, y salieron los trapos sucios a la luz: que White había violado a Nesbit cuando ella tenía 16 años, que entonces el esposo lo había matado para vengar el honor. Evelyn Nesbit asistía a las sesiones del juicio seguida por una cauda de periodistas, y desempeñaba perfectamente su papel, derramando lágrimas en el momento preciso y convenciendo al jurado de que su esposo era inocente. A fin de cuentas, Thaw fue internado en un hospital mental (y luego escapó, pero esa es toda otra historia) y Nesbit obtuvo el divorcio, pero no recibió un solo dólar.

Fue así como los medios descubrieron, hace apenas un siglo, que tenían el poder de hacer famoso a alguien solo por el sensacionalismo que causaba. No es que Nesbit cantara particularmente bien: era bella, y tenía una historia explotable. Evelyn Nesbit, sin saberlo, fue la abuela de Marilyn Monroe y la tatarabuela de Paris Hilton. El “Juicio del Siglo”, en el que la crudeza humana fue expuesta al gran público, fue el antecesor lejano de Big Brother y de todos los realities que hoy alimentan nuestro morbo.

III: Mientras tanto, acá entre los nopales
La afirmación de allá arriba sobre “la gordita” no se hace con ánimo de joder ni de ofender, sino de señalar, usando el lenguaje popular, uno de los cánones estéticos de lo que está buscando Televisa. ¿Cuál de las tres niñas de RBD tiene sobrepeso? ¿Qué sería de Maribel Guardia con una panza? La conductora más jamona que tiene Televisa es Galilea Montijo, y miren dónde la tienen, y cómo la visten, y a qué altura del cuerpo le colocan la cámara. Y bueno, esto no es privativo de Televisa: ¿Alguna de las Spice Girls estaba gorda, o fea? ¿Las Dixie Chicks? ¿Las 1, 2, 3, 4’s, que salen en Kill Bill? Así es el negocio aquí y en Japón, qué le vamos a hacer.

Buscando a Timbiriche no es una búsqueda de talento, sino un negociazo bien hecho en el que es el pueblo quien colma las arcas de la televisora. Esos que organizan jaripeos y colectas y que piden a la gente llamar por teléfono durante la emisión dominical no están juntando dinero para Carla Verónica, lo están juntando para Televisa, pero parece que no se dan cuenta. Personalmente, no creo que ella se cuele al grupo final. La chica no baila mal, aunque todavía no sabe administrar todos los recursos que está aprendiendo con coreógrafos de primera y quiere sacarlo todo de golpe en los dos minutos de escena, provocando un desparramadero de energía todavía medio burdo con tanto brinco y manotazo; por otra parte, canta bien, es afinada. Sin embargo, Carla Verónica tampoco es excepcional, y mientras no exploten la parte explotable de su vida (ya hablamos de eso antes), va a seguir sin mayor pena ni gloria en el programa. Creo que su expulsión, para lo que está buscando Televisa, no sería tan traumática a nivel negocio como si botaran a Yurem (que ese sí, háganle como le hagan, ya tiene su lugar asegurado). Ojalá me equivoque, por el gusto que le va a dar a mucha gente, empezando por su familia adoptiva, pero fríamente les digo, creo que su rol en este programa es solamente enriquecer más a Emilio Azcárraga Jean, y la exprimirán mientras les sirva.

Hay otras cosas que quería comentar sobre el reality show este, sobre todo algunas peculiaridades de la producción, pero por cuestiones de espacio ahí le dejamos por hoy. Nada más por último, ¿vieron al otro colimense que tuvo sus tres minutos de cámara y luces durante la emisión del domingo? Comalteco, por más señas, y apellidado Valencia, faltaba más. Si a alguien le interesa continuar la discusión sobre el tema, los leo en ernesto@cuerdacueroycanto.com. Este y otros textos pueden ser encontrados en ernestocortes.blosgspot.com. Ah, y una foto de Evelyn Nesbit, por si gustan.

2 comentarios:

A Limine dijo...

Que onda neto, soy ram, nomas para decir que te anduvimos buscando para invitarte a una presentación que realizamos de la revista y pues no te encontramos. Hasta ahorita que andaba viendo el ecos, encontre un artículo tuyo y di por acá.
Ya salió el tercer número, que esta disponible en puestos de revistas del centro y en la librería que esta por el jardín, atras de la catedral.
También tenemos página, te pasó el link:
http://usuarios.lycos.es/ramsaa/
Saludos y hasta luego xD

A Limine dijo...

Que onda neto, soy ram, nomas para decir que te anduvimos buscando para invitarte a una presentación que realizamos de la revista y pues no te encontramos. Hasta ahorita que andaba viendo el ecos, encontre un artículo tuyo y di por acá.
Ya salió el tercer número, que esta disponible en puestos de revistas del centro y en la librería que esta por el jardín, atras de la catedral.
También tenemos página, te pasó el link:
http://usuarios.lycos.es/ramsaa/
Saludos y hasta luego xD